Una vez al mes salen por los alrededores del pueblo para recoger desperdicios, arreglar caminos o pintar bancos y fuentes

La localidad pinariega de Navaleno (Soria) cuenta, desde este mes, con un colectivo organizado de voluntarios que se encargará, una vez al mes, de limpiar los bosques y alrededores con el fin de adecentar las zonas verdes para que se encuentren en buen estado en términos medio ambientales.
La idea de crear este colectivo, que dentro de unos meses, se conformará en una asociación, partió de Carlos Estébanez y Javier Iglesias, dos vecinos de la localidad que detectaron las malas condiciones en las que se encontraban algunos parajes del pueblo y, ante la falta de medios de las administraciones, han creído que lo más conveniente sería aportar su granito de arena. “Hay un proverbio árabe que dice: que limpia estaría la ciudad si cada uno limpiara la puerta de su casa. Nosotros creemos que nuestro entorno verde puede estar mejor y, por ello, hemos creado este colectivo de voluntarios”, explicó a Ical, Estébanez.
El primer sábado de cada mes los voluntarios se reúnen en un punto del pueblo y provistos de material cedido por el ayuntamiento se dirigen a limpiarlo. La primera salida tuvo como finalidad limpiar los alrededores del vertedero municipal, ya que la suciedad invadía el pinar más próximo. “Recogimos tuberías de plástico enormes botellas y demás desperdicios”, indicó.
En esta primera salida participaron diez personas, un número “importante” si se tiene en cuenta que el colectivo acaba de nacer. Además, según realizaban las tareas de limpieza se fueron incorporando otros vecinos que bien habían salido a dar un paseo por el monte o se dirigían a buscar setas.
Las tareas de este colectivo van a ir más allá de mantener limpio el entorno, ya que también prevén concienciar a las generaciones venideras de la importancia de ser respetuosos con el medio ambiente. “Nos vamos a poner en contacto con el AMPA de los centros escolares para que conozcan de la iniciativa y concienciarles de la importancia de legar el medio ambiente en las mejores condiciones para las generaciones venideras”, explicó.
Además también prevén ponerse en contacto con el Servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León para hacer partícipes de la iniciativa a sus responsables y buscar su apoyo.
Estébanez reconoce que estas tareas de limpieza no competen a los vecinos, al tiempo que evidencia que es necesario “arrimar el hombro” cuando no hay recursos para contratar a operarios.
Los próximos sábados esta brigada de limpieza se encargará de limpiar parajes como ‘El Botón’ o ‘La Chorlita’. Tras lo cual solicitarán los medios necesarios al consistorio para arreglar fuentes y caminos.