SORIA, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta de la Diputación Provincial de Soria, Ascensión Pérez, ha reiterado este jueves que la gestión de las residencias de la tercera edad se externalizará y no se privatizará.

Pérez ha comparecido ante los medios de comunicación, acompañada por los diputados Tomás Cabezón y Constantino de Pablo, tras las críticas por parte del Comité de Empresa contra el equipo de Gobierno como consecuencia de la propuesta de externalizar la gestión de las cuatro residencias de la tercera edad que dependen de la Institución provincial.

La vicepresidenta ha reiterado que "se ha abierto un periodo de reflexión y análisis" y ha insistido en que no se van a privatizar estos centros, sino que se externalizará su gestión.

Ascensión Pérez ha criticado la actitud del presidente del Comité de Empresa de la Diputación, Ildefonso Núñez, y ha estimado que la Institución provincial "no va a entrar en la dinámica del insulto y la descalificación", al mismo tiempo que ha defendido a los diputados del Grupo Popular y ha asegurado que "no somos emisarios de nadie y nadie nos obliga a levantar la mano".

La representante de la Diputación soriana ha insistido en que el equipo de Gobierno al que representa "busca una fórmula de gestión que permita la atención de calidad de los residentes y la subrogación del personal, porque no se va a mandar a nadie a la calle".

"ORGULLO" DE TRABAJADORES

Precisamente en el capítulo dedicado a la plantilla que trabaja en las cuatro residencias de ancianos (215 empleados), Pérez ha asegurado que están "orgullosos" de su personal y quieren que sus empleados "sigan trabajando", instantes después de que haya aludido al absentismo laboral de este personal.

Cabe recordar en este punto, que el presidente de la Diputación, Antonio Pardo, cuestionó la semana pasada que los empleados públicos de estos centros geriátricos cobran un 33 por ciento más que aquellos trabajadores que desempeñan funciones similares en residencias privadas.

"La propuesta de la Diputación va de cara y no es otra que externalizar la gestión de las residencias", ha recalcado Ascensión Pérez y ha añadido que "si esto sucede, habrá que elaborar un pliego de condiciones".

Por su parte, el diputado provincial y también concejal en el Ayuntamiento de Soria, Tomás Cabezón, se ha defendido de las acusaciones del PSOE que ha criticado que Cabezón esté de acuerdo en el cambio de gestión de las residencias de la Diputación y se muestre en contra de la privatización de la guardería municipal de la capital soriana.

Así, el diputado del PP ha destacado que la Diputación seguirá cobrando a los residentes, gestionará la asignación de plazas y llevará un control sobre las residencias, "porque se trata de externalizar la gestión". Sin embargo, Tomás Cabezón ha argumentado que el Consistorio de Soria quiere "privatizar la guardería".

Los centros geriátricos (Ágreda, El Royo, Navaleno y El Burgo de Osma) dependientes de la Diputación de Soria generan un déficit de 6,5 millones de euros al año. El 85 por ciento del gasto de personal de la Institución provincial se destina al personal de las residencias.