Espectáculos taurinos para las tardes festivas de la Virgen y San Roque

María José Arche, Rebeca Margalejo, Carla Rocillo y Ana Alconero De Rioja, serán proclamadas Reina, Miss Verano y Damas de las celebraciones de Navaleno


Chusja Andrés12 de Agosto de 2011

Los acontecimientos taurinos protagonizarán en la localidad pinariega de Navaleno las tardes festivas de La Virgen y San Roque, en la plaza de toros instalada en la pradera de la Fuente del Botón. El lunes día 15 se contará con una lidia para novilleros, con la presencia de Sergio “El Chapitas”, natural de San Leonardo de Yagüe, y el martes 16 será el turno para los jóvenes de la localidad en la ya tradicional becerrada. Navaleno es junto con Vinuesa las dos únicas poblaciones de la comarca que mantienen los festejos taurinos en estos días de verano. La Asociación Cultural El Botón y el Ayuntamiento navalenense realizan un gran esfuerzo para sacar adelante una actividad costosa y muy exigente en trámites y servicios, como confirmar desde el Consistorio.

Las fiestas de Navaleno arrancan el domingo 14 con las finales del Deporte en la calle en el polideportivo a partir de las 16 horas. Ya en la plaza Domingo Heras, a partir de las 21 horas, una hora antes de su horario habitual, se leerá el pregón de fiestas a cargo de Oscar Pascual Andrés, componente de la Peña El Chozo, que cumple este 2011 sus 30 años de existencia.

Tras el pregón, se proclamarán la Reina de Fiestas, Miss Verano y Damas de Honor, cargos que este año recaen en María José Arche, Rebeca Margalejo, Carla Rocillo y Ana Alconero De Rioja, representantes del colectivo de chicas del pueblo y veraneantes.

El lunes día 15, tras la diana floreada y el Cross Popular de la mañana, se vivirán la misa y procesión con las imágenes de la Virgen y San Roque a las que se baila la jota en tres momentos del recorrido por las calles centrales de la población. La procesión se revivirá el martes con vivas emotivos a San Roque, tras las cucañas infantiles por la mañana en la plaza, y con un animado vermouth por los bares de la localidad con cánticos populares por parte de algunos de los grupos.

El miércoles 17 se traslada la ceremonia religiosa a la ermita de San Roque, en la urbanización del mismo nombre, y en El Botón se vivirá la comida de las peñas. A partir de las seis de la tarde se hará la fiesta de la espuma en el patio del colegio.

Los festejos culminarán el jueves 18 con la edición número treinta y ocho (XXXVIII) del Torneo de Petanca a partir de las 12 del mediodía y las competiciones de natación. Desde las dos de la tarde se podrá degustar la caldereta en el día de la Caridad de San Roque en El Botón. Durante todas las noches y madrugadas se disfrutará en la plaza de verbenas musicales amenizadas por las orquestas H-70, Tritón, Divina, Coliseum y Capricho.

¿Cómo era antes?. Los ejes centrales de las fiestas de Navaleno son los días de La Virgen y San Roque, 15 y 16 de agosto, y la caridad en la Fuente del Botón el día 18. El alcalde, Paulino Herrero, recuerda que la jornada de la víspera “ha pasado a ser un día más de fiesta”, e incluye la verbena del veraneante, que en su creación se desarrollaba una semana antes, y era el marco para la elección de Reina de Fiestas, Miss Verano y Damas de Honor.

Herrero dice no tener preocupación por posibles sucesos en las peñas, la mayoría con edificios construidos en madera, dispersos en diferentes puntos del término. Considera que lo ocurrido en Vinuesa “ha sido una desgracia”, y entiende que estos inmuebles sólo deberían estar en pie durante las jornadas de las fiestas, para posteriormente ser derribados, “ya que afean el pueblo”. Las peñas de Navaleno están ubicadas en tres puntos primordiales: el denominado corral municipal, el prado Antares en calle Carretas, y en los alrededores de la iglesia. Uno de los problemas que se han encontrado este año ha sido no contar con dotación de suministro eléctrico.

La Charanga, que ameniza las fiestas de principio a fin, sigue siendo uno de los atractivos fundamentales estos días. A los pasacalles y las dianas se une su papel el día de la merienda o en el encuentro de peñas, la procesión y tocar la popular jota para que sea bailada, y según manda la tradición, por hombres de distintas familias descendientes de los oriundos del lugar. El 18, y tras la comida en El Botón, se solía bailar en la pradera, junto a la mesa principal, y el vino se convertía en protagonista, lanzándolo como si se tratase de agua.

Las del 2011, van a ser las primeras fiestas sin Domingo Heras a quien todos recordarán estos días.