Heraldo de Soria
Los Consistorios apuestan por limitar el uso de terrizos a sólo los días de las fiestas
Óscar Esteban
Durante la madrugada del 25 al 26 de junio un joven de 14 años perdía la vida en Vinuesa en un terrizo de madera ubicado en el extraradio de la localidad tras desatarse un incendio después de que otro integrante de la misma peña prendiera fuego a un tapón de una garrafa de gasolina que explotó. Unas jornadas después de tan desafortunado suceso el Ayuntamieno se puso manos a la obra e inició los trámites para regular este tipo de instalaciones que cuentan con una amplia tradición en toda la zona de Pinares.
Los grupos municipales aprobaron en pleno una serie de medidas para gestionar estas construcciones que otros Ayuntamientos han tomado como ejemplo y también introducirán. En el caso visontino las decisiones se trasladaron unos días más tarde a las peñas, cuyos responsables aceptaron. Es decir que las condiciones propuestas por la corporación para garantizar la seguridad han sido acatadas sin condiciones por unanimidad.
A partir de ahora las peñas en Vinuesa serán provisionales puesto que únicamente podrán ser ocupadas durante los festejos. El cambio radica en que serán construidas antes del inicio de las celebraciones y se derribarán tras su conclusión. De la misma manera, será obligatorio que las peñas tengan una sola planta y que existan dos puertas enfrentadas para facilitar la salida en casos de emergencia. Se exige también limpiar la maleza en las inmediaciones del terrizo y que su ubicación esté próxima a una boca de riego. Se pondrá especial atención en que la instalación eléctrica guarde todos los requisitos de seguridad y que los terrizos estén ubicados en puntos aislados de las zonas habitadas.
Reuniones en todos los pueblos
No ha sido Vinuesa el único municipio que introducirá cambios para utilizar estas instalaciones. En Covaleda, por ejemplo, ya desde hace algunos años es obligatorio demoler el terrizo cuando concluyen las fiestas patronales, pero después de lo sucedido en Vinuesa la nueva corporación municipal ha decidido imponer todavía más restricciones y será necesario que los autobuses a modo de peña que se instalan en las calles de la localidad dispongan de dos puertas enfrentadas. En Duruelo también habrá cambios para regular los terrizos. El alcalde de la localidad ha encargado a responsables municipales mantener una reunión próximamente con los responsables de las peñas para abordar este asunto y materializar los cambios en la regulación. La intención del Ayuntamiento es que estas construcciones sólo sean habitadas los días de fiestas. Se estudia también la posibilidad de que sean derribadas pero como mínimo se prohibirá su apertura el resto del año.
Para tratar este asunto en Abejar ya ha existido un encuentro entre peñistas y Ayuntamiento. En la reunión celebrada hace escasos días el Consistorio trasladó a las dos peñas que ocuparán terrizos estas fiestas la obligación de mantener la zona exterior de la construcción limpia y así evitar posibles incendios. A pesar de que sólo se utilizan en época de fiestas, el nuevo alcalde pretende que de cara a los próximos años los terrizos sean desmontados en cuanto finalicen las celebraciones y vuelvan a ser instalados al año siguiente unos días antes de que a mediados de agosto se honre a la Virgen del Camino y San Roque.
En Navaleno el regidor ya ha mantenido conversaciones de manera de manera informal con varios peñistas. En los próximos días habrá una reunión informal. También se limitará su uso a las fiestas y será de obligado cumplimiento proceder a su demolición antes del 31 de agosto.
Para prevenir
En política de festejos El Burgo es un ejemplo a seguir. Hace cuatro años que el Consistorio decidió construir una docena de locales con todas las medidas de seguridad que en cada edición de los festejos patronales son ocupados por doce de las trece peñas (la restante está por decisión propia en otro punto de la localidad, pero podrá disponer de local junto al resto cuando lo considere oportuno).
Algo similar quiere impulsar en Almazán José Antonio de Miguel. El nuevo alcalde de la localidad se marca como uno de los objetivos de la legislatura ceder durante los festejos patronales un local a cada una de las tres agrupaciones de peñas. Con ello se pretende ubicar a la mayoría de peñas en sólo tres puntos, cada uno de ellos equipado con todas las medidas de seguridad.