Heraldo de Soria

Charangas, fiesta y vino en San Leonardo de Yagüe, Navaleno y Molinos de Duero paracelebrar esta tradicional fiesta de la primavera con una gran participación de los vecinos
Patricia Michilot. Soria

Las nubes se posaban amenazantes en el cielo pero las celebraciones en San Leonardo de Yagüe, Molinos de Duero y Navaleno no fueron interrumpidas por las lluvias y los Mayos fueron pingados en todas ellas entre la algarabía de la gente del pueblo y los visitantes que aprovecharon el puente madrileño para darse un paseo por Soria.


El alcalde de San Leonardo, Jesús Elvira, destacó la participación de los nuevos mozos encargados de pingar el Mayo que medía 22 metros este año, tras el retiro de las personas mayores que lo hacían. «La nueva gente ha trabajado muy bien y todo ha salido fenomenal», dijo.


En Navaleno destacó la participación de los jóvenes que se hicieron presentes con camisetas moradas para homenajear a su compañero Jesús Abad, fallecido el año pasado. «Ha sido muy bonito ver la unión de toda la gente en torno a esta fiesta tradicional y que no se pierde gracias a estas celebraciones», indicó Carlos Herrero, alcalde de Navaleno. El Mayo midió 27 metros de largo en esta comarca pinariega.


Alegría, música y vino en la jornada de Molinos de Duero que contó con la participación de un gran número de personas que apreciaron la habilidad y fuerza de los 70 mozos que pingaron un Mayo de 22 metros.

Los gaiteros alegraron la fiesta que antiguamente tenía connotaciones rituales totémicas a la divinidad primaveral o de los árboles y que se han ido perdiendo con el paso de los tiempos.