Enlace al periodico semanal gratuito "LA VOZ DE PINARES"

Gustavo García Herrero es premiado por su labor social

El soriano galardonado fue pionero en la planificación de centros con fines sociales. La pasión del pinariego es Navaleno: monte, setas y familia


Chusja Andrés08 de Abril de 2011

Reconocimiento público. El día 25 de abril recibe el reconocimiento del Centro Soriano de Zaragoza, el premio Moisés Calvo, que se refiere a toda una trayectoria unida a los servicios sociales desde hace varias décadas en Aragón.

Texto alternativo

En 1971, como tantos jóvenes de la comarca pinariega, Gustavo García Herrero dejó Navaleno y salió a buscarse la vida. Había nacido en Abejar en 1953, y su familia se afincó después en Navaleno, donde nació y reside su madre. Inquieto y espabilado, Gustavo García, pronto comenzó a implicarse en la España de los años setenta, primero en el sindicalismo y más tarde en los servicios sociales.

El galardonado con el premio Moisés Calvo del Centro Soriano de Zaragoza en esta última edición considera un “privilegio” haber podido vivir estos años convulsos y de cambio que le llevaron a la Secretaría del Sindicato Unitario de Aragón, organismo vinculado a la Organización Revolucionaria de Trabajadores. Hizo la carrera de asistente social, formación que compaginó con la impartición de clases de cultura general a personas analfabetas. Sacó después unas oposiciones de asistente social en el Ayuntamiento de Zaragoza, y su primer trabajo en esta materia estuvo en el barrio Las Fuentes de la capital maña, donde logró construir, junto con otros colaboradores, uno de los primeros Centros de Tiempo Libre.

De esos años, surge su implicación en la política, y se afilia al PSOE. El trabajo de Gustavo fue muy destacado, y el Ministerio de Trabajo y Seguridad pronto puso sus miras en la red de servicios sociales de Aragón. “Lo que ahora en Castilla y León, denomináis los Centros de Acción Social, aquí ya los pusimos en marcha en los años ochenta”, comenta García Herrero. Esta implicación con los servicios sociales, le hizo impulsar a Gustavo el Plan Concertado para el desarrollo de prestaciones básicas de servicios sociales, afincándose en Madrid. Tuvo que acudir a las diferentes Comunidades para desarrollar “los mapas de cobertura”, con una dotación de 1.700 millones de pesetas. A esta etapa ministerial le siguió la publicación de libros, diseño de proyectos y comunicación de servicios sociales. Valladolid, San Sebastián o Málaga tuvieron servicios planificados por Gustavo García.

El premio Moisés Calvo le será entregado a Gustavo García Herrero el lunes 25 de abril. Todavía dice no haber encajado la recepción del galardón concedido por el Centro Soriano en Zaragoza. La pasión de Gustavo García es Navaleno. Siempre que puede se escapa. Le encanta el monte, la recolección de setas y disfrutar con la familia.