Enlace al periodico semanal gratuito "LA VOZ DE PINARES"

El Patronato de Turismo destina 90.000 euros para mejorar los GR-86


R. Fdez08 de Abril de 2011

La Diputación Provincial de Soria, a través del Patronato de Turismo, destinará 90.000 euros para el mantenimiento, reparación y reposición de la señalización del GR-86.

La inversión está financiada por la Junta de Castilla y León a través de una subvención para la mejora de calidad de infraestructuras turísticas concedida por la Consejería de Cultura y Turismo y la propia Institución Provincial. En concreto, la Administración regional aporta 73.928,57 euros y el Patronato de Turismo los 16.071,43 euros restantes. Las actuaciones se llevarán a cabo en los próximos meses, una vez que se lleve a cabo la adjudicación, estando finalizadas para octubre de 2011.

El GR-86 (Sendero Ibérico Soriano) tiene una extensión de 708 kilómetros que recorren las diferentes comarcas de la provincia repartidos en 47 etapas (22 correspondientes al recorrido tradicional, 13 a la ampliación que se ha llevó a cabo del sendero por la zona sur de la provincia con 174,85 kilómetros y 13 etapas correspondientes a las variantes y derivaciones). Las longitudes de las diferentes etapas van desde los 6 hasta los 23 kilómetros.

En la etapa Pinares-Urbión hay cinco rutas: El Royo-Vinuesa; Vinuesa-Covaleda; Covaleda-Duruelo; Duruelo-Navaleno; y Variante GR 86.2 Navaleno-San Leonardo de Yagüe.

En la variante GR 86.1 Sierra de Urbión existen tres rutas: Vinuesa-Caserío de Santa Inés; Caserío de Santa Inés-Montenegro de Cameros; y Caserío de Santa Inés-Laguna Negra. En la variante GR 86.2 Sierra de Urbión hay dos rutas: Covaleda-Pico Urbión; y Duruelo de la Sierra-Pico Urbión.

Todo el GR-86 se encuentra señalizado sobre el terreno. Las marcas consisten en dos pequeñas franjas horizontales paralelas de color rojo y blanco pintadas a lo largo del camino sobre elementos verticales como árboles, rocas o postes, indicando la continuidad del sendero y espaciadas unas de otras según la dificultad de seguir el recorrido.

Además existen señales de madera, situadas a lo largo del recorrido en desvíos importantes y en las salidas de los pueblos. Indican el final de etapa, en su tiempo aproximado de marcha.