Programada para este viernes una nueva edición de las Sopas Solidarias

El párroco de Navaleno solicita ayuda urgente para solucionar el problema de humedades de la iglesia

El párroco de Navaleno, Alberto De Miguel, ha solicitado a los feligreses de la parroquia ayuda urgente para solucionar los problemas de humedades en la iglesia de San Esteban Protomártir, y que afectan a la pared norte del templo. La situación del templo empeoró al acometer la obra de reforma de las aceras en la calle Del Medio y pasa también por la sustitución y mejora de los canalones.

Chusja Andrés. - 05-04-10

Entrada a la iglesia de Navaleno en la procesión del pasado Domingo.

“Contamos ya con una ayuda comprometida”, comenta De Miguel en referencia a una actuación que superará los 30.000 euros de coste económico. Dispone para la obra de un proyecto visado por el arquitecto, y basa la urgencia en que cada vez está más deteriorada la pared, como se pudo comprobar en la colocación de la imagen del Niño Jesús, tras las últimas fiestas de invierno.

Entre las obras pendientes en la iglesia está también la limpieza y restauración del retablo mayor. El paso del tiempo ha motivado la decoloración de la obra con elementos barrocos, que deja palpable el deterioro de la madera. “Esta intervención es menos urgente, pero también es necesaria”, dice el párroco de Navaleno.

La parroquia de Navaleno, de una sola nave, quedó consolidada en 1653, y fue construida por parte de los vecinos de la localidad. El edificio se estrenó siendo obispo de la Diócesis, Juan de Palafox y Mendoza, quien fuera Virrey en Nueva España. La mejora de la cubierta, colocación del suelo de madera y bancos, el descubierto de la piedra en parte del coro y la torre han sido algunas de las actuaciones en las tres últimas décadas.

Sopas solidarias

La parroquia de Navaleno, en colaboración con la Asociación de la Tercera Edad y en beneficio de los necesitados a través de Manos Unidas, ha organizado la séptima edición de las sopas solidarias, una velada con la que se quiere recaudar fondos para el proyecto de creación de un centro de formación y oficios al sureste de la ciudad africana de Nairobi, en Kenia, valorado en cerca de 8.000 euros.

La cena consiste en la degustación de la conocida sopa castellana, servida en cuencos de barro, y preparada por el restaurante El Maño. El menú se come en el salón de la Asociación de la Tercera Edad, tras la información ofrecida por representantes de Manos Unidas sobre la labor de la ONG en determinados proyectos de desarrollo a nivel mundial. Los interesados pueden contribuir con la compra de los vales al precio de tres euros.