Heraldo de Soria
Experimenta el Camino de Santiago en Soria
El año 2010 es Año Santo Xacobeo, y es un buen momento para reivindicar y revitalizar Soria como punto de partida de los propios peregrinos locales y lugar de paso de dos de estos itinerarios.
Virginia Fernández. Soria
La vinculación soriana con Santiago comienza con la propia leyenda de su predicación en España puesto que se dice que tras predicar en tierras gallegas se dirigió a Zaragoza, donde se le apareció la Virgen, evangelizando antes en Uxama y Numancia.

Por lo tanto, Santiago pasó por tierras de Soria de la mano de la vía romana que enlazaba Zaragoza con Astorga, cuyo itinerario, en líneas generales, sería durante siglos uno de los grandes ramales utilizados por los peregrinos para llegar al finisterre peninsular.


Localidades como Ágreda, Soria, Abejar, Navaleno o San Leonardo; espacios naturales como el Parque Natural del Moncayo, la Sierra del Madero, el cañón del Río Lobos o los picos de Urbión; monumentos como el Ayuntamiento de Borja, la catedral de Tarazona, la iglesia de Nuestra señora de la Peña de Ágreda, la iglesia de santo Domingo o la concatedral de Soria, la iglesia de san Miguel de Abejar o el castillo de San Leonardo son elementos que, unidos a la tradición constituyen un conjunto atractivo para que el Camino de Santiago por Soria sea considerado como uno de los itinerarios xacobeos.


Cuando se habla del Camino de Santiago por Soria se hace referencia a un ramal del Camino de Santiago del Ebro que históricamente se realizaba para llegar hasta Santo Domingo de Silos. Discurre en parte por la calzada romana de Asturica (Astorga) a Caesaraugusta (Zaragoza).

LOS CAMINOS SORIANOS

Cuatro son los caminos que atraviesan la provincia de Soria: el de la Lana, el Carretero el Soriano y el del Sur.


El Camino de la Lana es uno de los trazados comerciales más antiguos de la Península. Por él transitaba la lana de La Alcarria y los paños conquenses a las grandes ferias castellanas y al Consulado del Mar, cuya sede se encontraba en Burgos. Esta ruta pasa por las localidades de Retortillo de Soria, Tarancueña, Caracena, Carrascosa de Abajo, Fresno de Caracena, Inés, Olmillos, San Esteban de Gormaz, Matanza de Soria, Villálvaro, Zayas de Báscones y Alcubilla de Avellaneda.


El camino Carretero era el utilizado por los peregrinos aragoneses que se encaminaban a Burgos para llegar al monasterio de Santo Domingo de Silos. Esta ruta pasa por los municipios sorianos de Muro, Aldealpozo, Omeñaca, Fuensaúco, Soria, Fuentetoba, Abejar, Cabrejas del Pinar, Navaleno y San Leonardo de Yagüe.


El camino Soriano, el más importante dentro de los existentes en la provincia, también es denominado Camino Castellano-Aragonés. Es una alternativa al Camino de Santiago del Ebro empleada por muchos peregrinos que en Gallur optan por desviarse hacia el oeste para alcanzar así el Camino de La Lana. Este camino transita por Ágreda, Ólvega, Muro, Aldealpozo, Omeñaca, Soria, Fuentetoba, Villaciervos, Calatañazor, El Burgo de Osma, San Esteban de Gormaz y Langa de Duero.


Finalmente, el Camino del Sur entra desde Zaragoza y Guadalajara por Santa María de Huerta. Desde allí se dirige a Arcos de Jalón, Somaén, Medinaceli, Almazán, Berlanga de Duero y El Burgo de Osma.

LEGADOS.

La ciudad de Soria, uno de los puntos más importantes de la ruta, contó con un importante número de edificios relacionados con el Camino. El cuidado de los peregrinos se encomendó desde el siglo XIII a las Órdenes militares que además protegían la ciudad.

Extramuros de la ciudad se encontraban los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén en su monasterio de San Juan de Duero abandonado en el sigo XVIII, los Caballeros de la Orden del Temple en su encomienda de San Polo que tras su disolución en el siglo XIV pasó su patrimonio a los Hospitalarios, los Caballeros de San Lázaro de Jerusalén en el Hospital de San Lázaro encargados también del cuidado de los leprosos y los Caballeros de la Orden de Calatrava en la iglesia de El Salvador en su posesión hasta 1322.

A éstas hay que añadir la encomienda-hospital de Santa Cristina sujeta al prior del Hospital de Santa Cristina de Somport (dedicado a la protección de los peregrinos del Camino de Santiago francés en dicha localidad y sede de la Orden Hopitalaria de Santa Cristina de Somport).

Junto a la iglesia de El Salvador, convertida en parroquia tras ser abandonada por los Calatravos, el escribano Gil Blázquez fundó un Hospital de Peregrinos en 1485 y posteriormente Francisco de Villareal donó parte de sus posesiones en 1563 para que también pudieran ser asistidos enfermos y transeúntes.


La Ciudad contó con parroquia y ermita dedicada al apóstol. La primera, desmantelada en el siglo XVI, se situaba junto a la iglesia de Nuestra Señora del Espino, intramuros de la ciudad; mientras que la segunda, derribada a mediados del mismo siglo, estaba enclavada en el entorno de las encomiendas militares, junto al río Duero.


Además, Santiago fue el patrón de los Doce Linajes de Soria (una de las tres instituciones que rigieron la ciudad correspondiente al Estado Noble), por ser el patrón castellano de la caballería. El día de Santiago y durante el siglo XVI tenía lugar una de las corridas de toros más importantes del año. Los 12 Linajes nombraban a tres caballeros como "Alcaldes de Santiago", los cuales nombraban luego a tres guardas de Valonsadero.