Heraldo de Soria
Soria Provincia
Economía
Empresas del mueble de Pinares y Almazán buscan en Zaragoza nuevos mercados para superar un año de crisis
La feria desbanca a Madrid y Valencia como principales destinos para la exposición del mueble de Soria
Chusja Andrés
Empresas del mueble de la provincia exponen durante estos días sus muebles en Zaragoza, dentro de la segunda edición de una feria con la que buscan paliar los efectos negativos de la crisis en un año que ha arrancado con las expectativas más bajas de negocio en las últimas décadas. Las firmas de la provincia proceden de la comarca de Pinares y Almazán, principalmente, y son las localidades de Navaleno y Duruelo de la Sierra las que presentan un mayor número de empresas del sector.
Los profesionales del mueble se dan cita estos días en Zaragoza, desde el jueves día 14 al 17 de enero del 2010, en los pabellones 4, 5, 6, 7, 8 y 9 del recinto ferial de la capital aragonesa estarán las principales innovaciones presentadas por cerca de 400 firmas nacionales e internacionales. En cuanto a la procedencia de expositores, cabe destacar la presencia de representantes de todas las Comunidades Autónomas españolas, mientras que en el lado internacional, las empresas extranjeras llegan mayoritariamente desde Italia y Portugal, países emblemáticos en el diseño y la vanguardia.
Hacerse un hueco en el mercado
"Estamos muchos para vender, y unos pocos para comprar", manifestaba ayer Fernando Munera, socio de la cooperativa Navalmueble, presente en la cita. La consigna de este año es mantener "como se pueda" la producción que se viene realizando en las fábricas hasta lograr superar la crisis. Navalmueble tiene sus principales clientes en la zona centro y norte del país, y está consiguiendo mantener la plantilla de trabajadores en las dependencias del polígono de El Arrén donde llevan ubicados desde esta última década. Las tres empresas del mueble de Navaleno exponen su línea de muebles en la cita maña.
Algunos de los fabricantes de mueble que eran habituales en las ferias de Madrid y de Valencia han dejado de asistir a estos eventos debido a la situación crítica del sector, y a los altos precios que deben de pagar por la ocupación del stand.
Según datos aportados en la Feria, las ventas de artículos para el equipamiento del hogar han descendido un 35% durante el 2009 a nivel nacional. Esta bajada ha repercutido cruelmente en el empleo de la actividad, que ha perdido unos 4.000 trabajadores además de obligar a muchas de las empresas más potentes a plantear expedientes de regulación, sobre todo en el sector del descanso.