MANCOMUNIDADES
La Mancomunidad de Pinares de Soria decidirá su continuidad en febrero

El 4 de febrero la entidad subastará un tractor y una nave que adquirió junto a la N-234 para anular la deuda de 70.000 euros.

Los siete pueblos quieren seguir adelante, aunque sea apretándose el cinturón



Irene Llorente Yoldi. Soria | Los ayuntamientos de Casarejos y Navaleno ya están oficialmente fuera de la Mancomunidad de Pinares de Soria, con el informe favorable de la Diputación Provincial que emitió el lunes en Junta de Gobierno. Ahora, la Mancomunidad "queda bastante tocada con la marcha de estos municipios", según explicó ayer el presidente de la institución provincial, Efrén Martínez Izquierdo, un abandono justificado por el Ayuntamiento de Navaleno porque llevaba la mayor parte de los gastos del organismo.

"Hace unos años la Mancomunidad intentó seguir adelante para evitar una posible disolución con la inclusión de San Leonardo, pero finalmente no se llevó a cabo", añadió Efrén Martínez, quien indicó en todo momento que la segregación "se debe a no haber llegado a un acuerdo en las cuestiones económicas, dado que la cuota para la Mancomunidad se pagaba por habitante y, teniendo en cuenta la población de los municipios que la conforman, Navaleno asumía todo el peso".

No obstante, los siete municipios restantes manifestaron ayer a este periódico la idea de continuar en la Mancomunidad. Y así lo indicarán en la próxima asamblea, que tendrá lugar en febrero. Tal y como aseguró ayer a este periódico el alcalde de Cabrejas del Pinar, Fidel Soria, la intención del Consistorio que preside, así como la del de Abejar es continuar con la Mancomunidad: "Abejar y Cabrejas tenemos claro que seguiremos adelante con la entidad, aunque nos tengamos que apretar el cinturón". También el edil de Muriel Viejo, Vicente Berzosa, afirmó que su pueblo continuará, "al menos hasta febrero. A ver qué pasa".

El alcalde de Muriel de la Fuente, Alfredo Lafuente, coincidió con el anterior edil en que la decisión la tomará tras la reunión de febrero: "En función de la nueva cuota que se establezca decidiremos seguir o no".

Para poder hacer frente a la deuda de 70.000 euros, la Mancomunidad celebrará el próximo 4 de febrero una subasta de una de las máquinas, un tractor con machacadora, y una nave para maquinaria que adquirió la agrupación junto a la carretera nacional N-234 (Sagunto-Burgos). "Así, nos pondremos al día de pagos, una vez liquidamos las cuentas con Navaleno y Casarejos", señaló Soria. A este respecto, Navaleno debía 13.500 euros y Casarejos 3.500.

A partir de entonces la Mancomunidad guardará la maquinaria en un almacén municipal de Cabrejas recién reformado que el Consistorio cederá para tal fin, según adelantó Fidel Soria. .

La idea es convocar una reunión después de la subasta, para poner al día a los ayuntamientos implicados del estado económico de la entidad. El edil de Cabrejas manifiesta que hasta el momento no hay más solicitudes de abandono. Lamentó una vez más la segregación de Casarejos y Navaleno porque cree que "la Mancomunidad sí ha redundado en beneficio de los pueblos adscritos, sobre todo con la maquinaria que se ha comprado, entre la que se incluye el camión de incendios a partir de una subvención de la Junta y con el que se ha hecho un servicio bastante importante en toda la zona", añade Soria.

Una vez anunciaron Navaleno y Casarejos la marcha de la Mancomunidad de Pinares de Soria, el resto de pueblos (Abejar, Cabrejas del Pinar, Muriel de la Fuente, Muriel Viejo, Cubilla, Talveila y Vadillo) manifestaron su intención de seguir adelante con la entidad, que se creó en 2001 para unificar servicios entre los pueblos y ahorrar en costes.

Entonces, se establecieron como fines de la Mancomunidad la dotación, conservación y mantenimiento de los servicios municipales de alumbrado público, alcantarillado y abastecimiento de aguas; servicio de asistencia técnico-urbanística; desarrollo económico de la zona; obras de infraestructura; protección del medio ambiente y repoblación forestal; servicio de extinción y prevención de incendios; planificación y promoción de la oferta turística; servicio de matadero; seguro colectivo; servicio de recaudación de los ayuntamientos; asistencia social; educación permanente de adultos y cursos formativos; actividades culturales y deportivas; gestión de residuos; adquisición de maquinaria; y limpieza de edificios y espacios públicos. Entre la adquisición de maquinaria se encuentra una barredora para acometer las tareas de limpieza de espacios púb licos. En estos años, la organización cuenta con un camión para mitigar los incendios, el tractor desbrozador, la plataforma elevadora, el compresor, generador eléctrico, la plataforma para transportar y el vehículo multiusos.

Sin embargo, el alcalde de Navaleno, Domingo Heras, ratificó ayer que su pueblo no ha recibido ningún servicio adicional a lo que ya hubiera pagado de forma específica. Por ejemplo, la utilización de la barredora, y para ello tuvo que pagar las tasas correspondientes, además del canon por habitante, entre los diez y los doce euros. "Hemos llegado a pagar hasta 16.000 euros por ser el municipio con más población y para lo que hemos necesitado de la Mancomunidad nos habría salido más barato si lo hubiéramos alquilado". A partir de ahora Navaleno asumirá las tareas y servicios con su personal municipal, una docena de trabajadores.

El turno rotatorio de la presidencia de la Mancomunidad hace que esté dirigida desde el pasado mes de diciembre por el alcalde de Vadillo, Rafael López. Su entrada ha coincidido con la principal etapa de cambios, que pueden condicionar su existencia. La salida de los dos ayuntamientos, uno ellos el pueblo con más población, y cómo hacer frente al déficit económico son dos de los puntos que han de resolverse con la mayor rapidez. Hasta el momento, han sido presidentes los alcaldes de Cabrejas del Pinar y Navaleno, un cargo que ahora ha tomado el relevo López.