PROVINCIA
Navaleno termina las fiestas del Niño Jesús con la cena de Los Capones

El vecindario de Navaleno concluye hoy las fiestas patronales de invierno.



Chusja Andrés | La jornada de Los Capones cierra un programa de cuatro días con procesiones con la imagen del Niño Jesús, celebraciones religiosas, representaciones teatrales en el Cervantes y verbenas musicales en el polideportivo. Ayer, Día del Jesusito, salió por las calles la imagen del Niño Jesús. En una jornada soleada, los vecinos varones volvieron a bailar la jota en tres paradas del recorrido habitual, y que también se siguió el domingo, día grande de los festejos. Antes, los párrocos de la zona concelebraron la ceremonia cantada por el coro parroquial.

Es costumbre en Navaleno bailar la jota en procesión durante cinco jornadas del año. Dos ahora en enero, que no siempre coinciden los mismos días del calendario, al fijarse la fiesta del Dulce Nombre de Jesús el segundo domingo tras Reyes, con lo que el día central siempre se encuentra entre el 14 y el 20 de enero.

Hoy día de Los Capones, hay misa de difuntos en la parroquia y no habrá tiro al plato, como era tradicional hace años, ya que no está autorizado por la Subdelegación del Gobierno. Por la noche, se reunirán las cuadrillas en la tradicional cena de este día, y habrá verbena musical amenizada por la orquesta Tucan Brass.

Una de las atracciones principales de las fiestas son Las Comedias. El grupo local puso este año en escena la obra "De seis a ocho asesinar a López de Juan Chorot", con tres representaciones, y lleno total en cada una. La comedia, puesta en escena por la Asociación Cultural La Bombonera, se enmarca en la duodécima edición del Certamen de Teatro Fiestas del Jesús, con la colaboración del Ayuntamiento de Navaleno, Asociación de Madres y Padres del C.R.A. Pinar Grande, Diputación, Junta, Caja Duero, y Muebles Julio Sanz.

A parte de la obra que representa el grupo de teatro de Navaleno, el Certamen cuenta con la actuación del grupo La Ventanita, y su obra "Chejoviana"; Producciones Candilejas hoy martes con las piezas "Historias de la conciencia buena", a partir de las cinco de la tarde y para el público infantil, y "Una casa de líos", a partir de las 19.00 horas; Juan Catalina con "El Cid Campeador" mañana miércoles en el colegio. El grupo Remonicio con "Un mal día"; Improsoria con "Zis" y el grupo de teatro Periplo con "La ciudad sitiada". En la representación de la tradicional comedia de Navaleno, este año se ha incorporado la lectura de la introducción que se realizó a la obra "La vida es sueño" de Calderón de La Barca, puesta en escena en el Cervantes en 1918. El texto ha sido leído por los hijos del pueblo Eduardo Moren o Ortego, en la jornada del viernes; Roberto Andrés de Miguel, el sábado por la noche; y José Luis Arche Andrés, el domingo por la tarde. Además se han repartido pastas entre el público asistente a las distintas funciones.

En la tradicional comedia, se incluía la loa, la introducción a la obra, la representación y el sainete.

Durante la tarde del día grande de los festejos, se pasaban varias horas en el Teatro entre el regocijo popular, y se llevaban la merienda, de ahí la repartición de pastas de este año.

Cofradía de Santa Inés.

La Cofradía de Santa Inés volvió ayer a revivir durante los actos propios de la fiesta de la Santa que da nombre a la entidad, y que coincide con el 21 de enero. Este año los mayordomos son Pablo López Andrés y Jaime García Nieto. Sus casas han sido utilizadas para la cena de la víspera y el aperitivo del mediodía de ayer. Por la noche hubo verbena musical para todo el que quiso participar de la fiesta. En la víspera, y tras la cena, salió la ronda por las calles de Vinuesa.

Los organizadores informan de que las vísperas de Santa Inés nunca se celebraban, ya que el 20 de enero era la jornada de San Sebastián, también festejada en la villa visontina, y la correspondiente Cofradía se encargaba de los actos propios de ese día. La fiesta ahora en invierno se combina con la que se celebra el primer fin de semana de julio en el Caserío de Santa Inés.

Cofrades, vecinos de Vinuesa y visitantes de la zona cumplen el primer sábado de julio con la tradición de subir al Caserío de Santa Inés, donde tiene lugar la popular romería de Santa Inés. La jornada, lúdica y festiva, sirve para el hermanamiento de la Cofradía, y poner a punto algunas de las cuestiones destacables en el funcionamiento de la tradicional agrupación, además del nombramiento de los mayordomos para este año.