MUNICIPIOS
La salida de Navaleno y Casarejos de Pinares Soria cuestiona su futuro

El alcalde de Cabrejas del Pinar, Fidel Soria, muestra la disposición a seguir y vaticina que a la Junta de Castilla y León no le va a gustar que se deshaga una Mancomunidad



CHUSJA ANDRÉS. Navaleno | La Mancomunidad Pinares de Soria empieza el año 2008 con dos miembros fundacionales menos. Navaleno y Casarejos han abandonado la organización debido a los gastos económicos que para sus arcas municipales supone la pertenencia a esta entidad, que arrastra un déficit superior a los 70.000 euros, y al que se debe hacer frente a partir de ahora.

El abandono del municipio con mayor población, próximo a los mil habitantes, y de otra de las localidades con peso en la Mancomunidad, como lo es Casarejos, con 235 personas censadas, cuestiona el futuro de la organización. Sin embargo, el alcalde de Cabrejas, Fidel Soria, uno de los promotores de la entidad, considera que la organización va a seguir. Recuerda el primer edil que tienen montes comuneros con otros pueblos, y que esta colaboración debe de darse forma a través de una Mancomunidad. "Desde la Junta no creo que esté muy bien visto que se deshaga una Mancomunidad, cuando nos están pidiendo que hagamos Mancomunidades entre los pueblos", dice Soria en clara alusión a la postura de los ayuntamientos que han optado por dejar la entidad.

El alcalde de Navaleno y vicepresidente de la Diputación, Domingo Heras, considera que la salida está motivada por el coste económico que supone al Consistorio "y que esa Mancomunidad no le presta al Ayuntamiento ningún servicio que, posiblemente, no tenga por sí mismo". Al pagar en función del número de habitantes, en Navaleno, que duplica, e incluso triplica, el número de habitantes censados que las otras poblaciones de la organización, suponía también una cuantía mucho más elevada en la aportación individual.

La Mancomunidad de Pinares comienza su andadura en el año 2001. Ha llegado a englobar nueve pueblos de la zona centro y sur de la comarca pinariega. Abejar, Cabrejas del Pinar, Casarejos Cubilla, Muriel de la Fuente, Muriel Viejo, Navaleno, Talveila y Vadillo se agrupaban para unificar una serie de servicios que, de otra manera, no podrían costear por sí solas cada una de las localidades.

Durante el periodo inicial de la Mancomunidad, los promotores buscaron la integración de San Leonardo de Yagüe, que hubiera ayudado a subir a la organización hasta cerca de los 5.000 habitantes. La aportación en función del censo y los servicios mancomunados, que según su Ayuntamiento ya estaban ejecutándose en la población, fueron los dos argumentos para, finalmente, no entrar en la Mancomunidad. También hubo contactos con Herrera para lograr su incorporación a la entidad.

La Mancomunidad Pinares de Soria nació con un objetivo de dotación, conservación y mantenimiento de los servicios municipales de alumbrado público, alcantarillado y abastecimiento de aguas, y el servicio de asistencia técnico urbanística. Pretende el desarrollo económico de la zona y busca acometer distintas obras de infraestructura.

Entre sus pretensiones estaba también la de destacar por su protección del medio ambiente y repoblación forestal y busca preservar el servicio de prevención y extinción de incendios. Una de sus máximas ha sido la adquisición de maquinaria como una barredora para acometer las tareas de limpieza de espacios públicos. En estos años, la organización cuenta con un camión para mitigar los incendios, el tractor desbrozador, la plataforma elevadora, el compresor, generador eléctrico, la plataforma para transportar y el vehículo multiusos.

La mancomunidad dispone de una nave-almacén en Cabrejas del Pinar donde se encuentra la sede de la entidad, y tiene contratadas a tres personas en las tareas de conducción, servicios sociales y la agente de desarrollo. En la actualidad se está trabajando para sacar adelante, junto con el Ayuntamiento de Abejar, las quintas jornadas de la trufa, que se desarrollarán el próximo fin de semana. Salvo Navaleno, ninguno de los otros pueblos alcanza en el censo el medio millar. La escasa población ha constituido uno de los inconvenientes mayores para que la mancomunidad pueda dotarse de fondos. La aportación de cada uno de los ayuntamientos se ha venido cuestionando casi desde su fundación, dadas las cifras a las que se quiere llegar. "Y es que todos andamos muy ajustados", decía el anterior presidente, Enrique Del Campo, ex alcalde de Muriel de la Fuente. La presidencia de la entidad es rotatoria, por un perio do de dos años. Hasta el momento, han sido presidentes de la mancomunidad los alcaldes de Cabrejas del Pinar, Navaleno y Muriel de la Fuente.

Uno de los proyectos más inmediatos que han querido acometer los representantes de la mancomunidad era el arreglo y adecuación de la nave-almacén, considerada como una de las obras más costosas. Parte de los servicios actuales se están costeando por parte del Ayuntamiento de Cabrejas, empeñado desde un principio en sacar adelante esta agrupación. El que fuera alcalde de Navaleno, Paulino Herrero, también apostaba fuerte por esta Mancomunidad, a la que consideraba como una forma de unir las poblaciones y prestar nuevos servicios a las localidades.

>