HERALDO DE SORIASORIA
LEY DE MONTES
Mayoritaria oposición a la restricción de vehículos a motor por los caminos forestales

"O no llegamos, o nos pasamos. No se puede matar moscas a cañonazos". La expresión, perteneciente a Luis Ciria, presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, viene a resumir el sentir de una parte importante de la sociedad soriana a cuenta del apartado de la Ley de Montes que viene a restringir la circulación de vehículos a motor por caminos y pistas forestales.

V.M.G./CH.A. Soria | La polémica que se ha levantado tras las primeras restricciones ha no ha hecho más que comenzar. Las primeras voces se han alzado en la comarca de Pinares, donde algunos vecinos se han encontrado con el aviso por parte de los agentes de que a partir de ahora no se puede circular por ciertas partes, enfrentándose a la correspondiente sanción de incumplir la ley.

Sin embargo, como quiera que todavía no hay una comunicación oficial por parte de la Junta, también es cierto que muchas de las reacciones se caracterizan por la prudencia. Una de ellas es precisamente la que llega del Servicio de Medio Ambiente en Soria. José Antonio Lucas, responsable de este departamento, señala que a lo largo de estos días la Consejería de Medio Ambiente está elaborando el borrador de la circular que todos los años se emite antes de la llegada del verano. "Cuando conozcamos estas directrices, más o menos dentro de un par de semanas, se podrán realizar las correspondientes valoraciones, pues en este escrito se tendrá en cuenta lo que dice la ley al respecto". En cualquier caso, reconoce que el polémico apartado de los vehículos a motor viene a incidir sobre un tema "bastante sensible", como es el uso tradicional del monte, que en comarcas como Pinares es especialmente relevante al conformarse como una parte vital de la economía.

De la consulta a diferentes colectivos se pueden extraer todo tipo de reacciones. Luis Ciria confía, por lo que se refiere a los cazadores, en que la normativa respete las anteriores disposiciones legales que reconocían la actividad cinegética como una forma de gestión del monte, por lo que sería permitida la circulación de vehículos para este colectivo. "De ser así, no tendríamos mayores problemas. Además, hay que recordar que la intención de las autoridades, al parecer, es que la caza pase de depender del Ministerio de Medio Ambiente al de Agricultura. El motivo, considerar la actividad dentro del sector primario. "Dicho esto, independientemente de cómo quede la caza, la normativa, tal y como se está planteando, no me gusta nada. O no llegamos, o nos pasamos. No podemos matar moscas a cañonazos". En su opinión, la solución pasaría por hacer un esfuerzo en la parcela educativa antes que en la represora. "Hay que aprender a usar el campo respetuosamente. No puede ser que se quede en una fotografía que no podemos tocar. Antes, cuando yo era pequeño, se daban clases de Urbanidad. Quizás falta un poco eso, enseñar normas de comportamiento. Creo que la clave está en la educación".

El colectivo de pescadores se decanta por guardar la cautela. Reconocen sus responsables que, de salir adelante, el texto legal les afectaría. No obstante, prefieren esperar a conocerlo de una forma más detallada.

Dentro del abanico de opiniones sobre el tema, a priori, los ecologistas ocupan el lugar más complaciente con las restricciones para así salvaguardar el medio ambiente. Sin salirse demasiado de esta tesis, lo cierto es que este colectivo soriano muestra una opinión bastante mesurada habida cuenta de los efectos que pueda tener. Carlos González, de la Asociación Soriana para la Defensa y el Estudio del Medio Ambiente (ASDEN), considera que "lo deseable es que no hubiera restricciones. El problema es que existe una minoría que abusa, lo que perjudica al resto de ciudadanos que quieren hacer un uso correcto del monte".

González apunta directamente a las administraciones a la hora de buscar responsabilidades. "Llevamos años diciendo que hay que arreglar la situación de deterioro de caminos y pistas que provocan el uso inadecuado de vehículos a motor. La Administración tenía que haber puesto en marcha en su día medidas sancionadoras que hubieran servido para evitar llegar a estos extremos". Además, el representante de ASDEN duda de que la Consejería de Medio Ambiente llegue a tener los medios necesarios para poner todo esto en marcha. "Al final, los infractores seguirán haciéndolo", asegura.

El polémico artículo 54

La polémica ha saltado con el contenido del capítulo quinto de la Ley de Montes por lo que se refiere al uso social del monte. En el punto segundo del artículo 54 bis se dice que "la circulación con vehículos a motor por pistas forestales situadas fuera de la red de carreteras quedará limitada a las servidumbres de paso que hubiera lugar, la gestión agroforestal y las labores de vigilancia y extinción de las Administraciones Públicas competentes. Excepcionalmente, podrá autorizarse por la Administración Forestal el tránsito abierto motorizado cuando se compruebe al adecuación del vial, la correcta señalización del acceso, la aceptación por los titulares, la asunción del mantenimiento y de las responsabilidad civil". Además, no hay que pasar por alto un aspecto inquietante para los detractores: es una norma para todo el año, no sólo para época estival.

Ni a la Laguna Negra

El artículo de la Ley de Montes que prohíbe la circulación de vehículos a motor por las pistas forestales ha levantado ampollas en los vecindarios de la zona de Pinares, una comarca plagada de pistas, y que, durante las últimas décadas, se han promocionado como lugar para la práctica del senderismo y esparcimiento en general de visitantes en distintas épocas del año.

"Sí esto fuera así, y se llevara a rajatabla, nadie podría subir a la Laguna Negra o entrar en Playa Pita", dice el alcalde de Vinuesa, Juan José Rodríguez, quien encuentra "consecuencias incalculables" en esta medida de cara al turismo y en nombre de un pueblo que ha realizado una importante apuesta por el sector. Se pregunta el primer edil sobre la llegada de las gentes al campamento náutico El Calar o al de Calatañazor en El Amogable. "Espero que lo tengan en cuenta los responsables y arbitren las medidas oportunas".

La única alcaldesa socialista de la comarca, Concepción Martínez, representante de Covaleda, parece la menos informada, e insiste en que esta normativa no impide la entrada de coches sino que supone una medida contra quienes entran en el monte con quads, y otros vehículos inapropiados, según la primer edil, para el tránsito por las masas forestales. "Depende de cuando, cómo y para qué", dice Martínez, insistiendo en que "hay que ser más cuidadosos" para que podamos disfrutar de una buena red de caminos forestales.

La prohibición se va a comentar este fin de semana en el marco de las Jornadas de primavera de Setas y Plantas que organiza anualmente la Asociación Micológica de Navaleno. Sus representantes consideran "una barbaridad" esta medida, y creen que no se ejecutará en su planteamiento inicial. Temen que, de realizarse, se acabe con el disfrute de las masas forestales, y ahora que está en auge la afición por la micología, la provincia de Soria deje de ser una referencia en el panorama nacional como tanto ha costado conseguir en estos últimos años.

Aunque se está pendiente de un análisis más detenido de la nueva Ley Nacional de Montes, Asaja Soria ha expresado su "preocupación" por el precepto que introduce esta ley a la hora de prohibir el tránsito por vías forestales. Esta organización recuerda que, a pesar de que la norma reconozca excepciones precisamente a la hora de reconocer servidumbres de paso para tareas agrarias, "esta ley impediría el uso de estas vías cuando son necesarias para mera necesidad de transporte en el medio rural". De hecho, estas vías "son útiles como atajos entre dos núcleos de población, por lo que si se lleva esta ley a rajatabla se obligaría a los habitantes del medio rural a hacer rodeos por carretera que carecen de toda lógica". "Eso por no hablar de explotaciones e incluso núcleos de población cuya única comunicación terrestre son las pistas forestales".

La organización también reclama que, a la hora de aplicar la ley, se tenga en cuenta que el agricultor precisa que se le garantice que puede introducir cualquier tipo de vehículo que precise, no sólo la maquinaria agrícola sino también turismos particulares o camiones para suministro o recogida de productos. Así, pone un ejemplo: "¿Podría un perito de Agroseguro acercarse a una finca agraria para cuantificar un siniestro como una sequía si el único acceso es una pista forestal? ¿Debería utilizar un helicóptero?".

Finalmente, apunta que la prohibición "casa mal" con la libertad ciudadana de movimiento, reconocida por numerosas normas legales, como el propio artículo 19 de la Constitución: "Los españoles tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional".