HERALDO.es
REAL ZARAGOZA
Codesport cree que la compra se concretará pronto
La empresa quiere transmitir un mensaje de tranquilidad y optimismo a los aficionados. El presidente Soláns reúne hoy a sus consejeros para comunicarles los detalles de la venta.


HERALDO. Zaragoza| La compra del Real Zaragoza por parte de un grupo de empresas aragonesas, lideradas por el grupo Codesport , se concretará "pronto", según reconocieron ayer fuentes próximas al empresario Agapito Iglesias, el hombre principal en las negociaciones. Las conversaciones avanzan sometidas "al estricto proceso de confidencialidad", según ya anunciaba el miércoles el todavía presidente Alfonso Soláns, si bien todo parece indicar que el cambio en el accionariado principal no se demorará más allá de unos días.

Ya Emilio Garcés, gerente de Tecnyconta -otra de las "patas" de esta operación-, explicó que aún quedaban por resolver algunas cuestiones en la negociación, mientras reconocía que serán varias las empresas que entren a participar del proyecto.

Es poco probable -pero no está descartado- que Alfonso Soláns anuncie hoy a sus consejeros, en una reunión prevista para mediodía, que la operación ya está cerrada. En el encuentro, sí está previsto, en cambio, que el todavía accionista mayoritario ofrezca a sus colaboradores los detalles de la operación de venta del club. No se puede perder de vista que Soláns no informó de esta operación en el Consejo de Administración del pasado lunes -la cuestión estalló el martes- y los consejeros se enteraron de la noticia a través de los medios de comunicación. Mientras algunas fuentes consideran que los papeles están ya preparados para la firma, otras instancias del proceso negociador dilatarían aún en unas dos semanas el desenlace definitivo.

Alfonso Soláns acudió ayer al acto de puesta de largo de la nave de exposición y venta que la empresa Porcelanosa inauguraba ayer en la carretera de Logroño. Sin embargo, el máximo responsable del Real Zaragoza llegó muy pronto al evento, no se quedó al acto social y prefirió no hablar y esquivar a los medios de comuniciación. Soláns prefiere mantener silencio sobre los entresijos de la venta y los motivos que le han llevado a dar un paso atrás, por más que, en líneas generales, ya hayan sido desvelados.

En el entorno cercano de la persona llamada a sucederle -al menos, como hombre fuerte- Agapito Iglesias, se mantiene el mismo sigilo y confidencialidad que en cada una de las partes que de alguna forma participan en el desarrollo de la operación.

Tranquilidad y confianza

De momento, prefieren no pronunciarse sobre las líneas generales de lo que será el nuevo proyecto, aunque quieren ofrecer un mensaje de tranquilidad y confianza a los aficionados, que pueden entender que las cuestiones deportivas quedan relegadas a un segundo o tercer plano cuando se aborda el futuro inmediato de la entidad zaragocista: "Queremos transmitir serenidad y confianza. Ofrecemos lo que somos capaces de dar: el optimismo que ponemos en marcha en todas nuestras iniciativas".

Hasta que se cierre por completo la operación, Codesport y el propio Agapito Iglesias se refugian en una línea de prudencia que deberían saltarse en cuanto se hagan cargo de las riendas del Real Zaragoza.

No en vano, los nuevos propietarios tienen un buen número de cuestiones pendientes encima de la mesa: ya ha trascendido la voluntad del futuro equipo directivo de construir un nuevo estadio, de calidad, con el que hacer frente a las exigencias de la UEFA y capaz de atender grandes eventos internacionales.

Es ya una declaración de intenciones: un gran escenario debería estar en consonancia con un gran club. Y eso hablaría ya de las aspiraciones del nuevo grupo empresarial. Además, la incorporación de Víctor Fernández, un entrenador de calidad y prestigio contrastados, ofrece otra pincelada sobre las ilusiones de los que serán nuevo propietarios. Es el empeño que quieren transmitir a los seguidores zaragocistas ante la nueva situación a la que se enfrenta la entidad blanquilla.