HERALDO DE SORIADEPORTES
DEPORTE SORIANO. FÚTBOL
El futuro del Zaragoza, en manos de un soriano

El Gobierno de Aragón ha dado su apoyo al gran cambio accionarial previsto en el Real Zaragoza entre Alfonso Solans, actual presidente, y Agapito Iglesias, soriano y propietario de la empresa Codesport y que se presume nuevo hombre fuerte del club aragonés.

TAFALLA/GAY/TIERNO. Soria | La muestra más palpable de este refrendo es que el ejecutivo autonómico mantiene el aval de ocho millones de euros que en su momento prestó al Real Zaragoza, con el fin de garantizar una tercera parte del préstamo sindicado que tiene contraído el club con Ibercaja, Caja Inmaculada y Cajalón. En este sentido, el inminente cambio accionarial no va a afectar a la posición del Gobierno, que se mantiene firme en la prestación de las garantías económicas que le solicitó Solans hace dos años.

Una vez se resuelva el cambio de manos del paquete de acciones que posee Solans, los nuevos accionistas liberarán al actual presidente del aval personal que tiene contraído a favor del Zaragoza, cuyo montante es de ocho millones. Por su parte, el club siguirá avalando otros ocho millones de euros del citado crédito.

A partir de estos presupuestos de estabilidad en relación a la deuda viva del club, los nuevos accionistas plantean actuaciones inmediatas para tratar de sanear los desequilibrios económicos y patrimoniales que sufre y arrastra la sociedad anónima deportiva. En este sentido, el grupo de empresarios que se aglutina en torno a la figura de Agapito Iglesias considera fundamental la construcción de un nuevo estadio de fútbol, acorde con las máximas exigencias de la normativa UEFA.

Enclaves pertenecientes al término municipal del Zaragoza o de localidades próximas a la capital aragonesa, como puedan ser los municipios de Cuarte o de Villanueva de Gállego, se han bajarado como posibles lugares donde llevar a cabo la construcción de un nuevo estadio.

El grupo empresarial liderado por Iglesias entiende que ésta es una actuación fundamental para situar al Zaragoza en un nuevo estatus societario y deportivo, a la vez que se observa como una herramienta básica en la creación de nuevos ingresos para el club. Junto al nuevo campo se proyecta construir, además, una ciudad del fútbol, en la que cobraría un peso importante la oferta de ocio.

Emilio Garcés, responsable de Tecnyconta, otra de las empresas vinculadas a la operación de compra del accionariado de Solans, reconoció ayer que "existe una negociación real y la posibilidad de llegar a un entendimiento. Pero hablar más a este respecto sería contraproducente", manifestó.

No obstante, Garcés sí quiso aclarar que "no está definido quién será el próximo presidente del Real Zaragoza", cuestión sobre la que se ha especulado mucho en las últimas horas. El propio Agapito Iglesias o Miguel González, accionista mayoritario en Tecnyconta, son algunos de los nombres que se han mencionado a este respecto.

Pero nadie del grupo empresarial que está a punto de asumir el gobierno del club quiso confirmar nada en este sentido. "En primer lugar -expuso Garcés-, debemos resolver algunos flecos inherentes a la complejidad de la operación económica. Luego, se resolverá el resto de cuestiones, incluida la de la presidencia".

En un comunicado de prensa, el todavía presidente del Real Zaragoza, que también confirmó las conversaciones tendentes a la venta del 80% de sus acciones en el Real Zaragoza, señaló que "este proceso no altera en absoluto el normal funcionamiento del club tanto a efectos deportivos como administrativos en general". De hecho, a la vez que se producen las últimas negociaciones de la operación de compra-venta, el Zaragoza trata de defender la continuidad de Cani ante la oferta que tiene del Villarreal, que está dispuesto a pagar la cláusula de resción del contrato del futbolista del barrio de Torrero. Asimismo, se han abierto negociaciones con el interior zurdo aragonés Sánchez Capdevila, ahora mismo jugador del Valladolid.

En el mencionado comunicado de prensa, Alfonso Solans confirmó asimismo que "se han iniciado conversaciones con diferentes grupos empresariales aragoneses dirigidos a analizar la posibilidad de que puedan incorporarse como accionistas al Real Zaragoza".

Hombre fuerte de la economía aragonesa

Agapito Iglesias es estos días el hombre más buscado en Zaragoza. Propietario de Codesport, se dice de él que en los últimos años está construyendo en Aragón un imperio del estilo de Rumasa. Ostenta 27 cargos en 20 sociedades, varias de ellas del grupo Codesport. Aun así, y a pesar de su buena relación con las instituciones, apenas existen fotografías de él.

Estos días no ha querido comunicarse con nadie, sobre todo porque le ha cogido desprevenido el revuelo que se ha formado con su posible compra del paquete accionarial del Zaragoza. Tampoco desde la persona que lleva todos sus asuntos se ha querido soltar prenda. Ni Zaragoza ni Codesport esperaban que se descubrieran tan pronto las negociaciones.

La relación de Agapito Iglesias con Soria es doble y estable. Para empezar, nació en la localidad pinariega de Navaleno, de donde también procedía su padre. De Noviercas son su madre y su mujer y, de hecho, acude con frecuencia a esta localidad del Moncayo, aunque todavía conserva casa en Navaleno, ya que aún vive allí familia suya.

En cualquier caso, y a falta de que se conzocan datos más concretos, es posible que Iglesias no fuera el próximo presidente del Zaragoza, sino únicamente su máximo accionista, como ocurre en la actualidad con Francisco Rubio en el Numancia.

Si finalmente es presidente, Soria volvería a estar representada en la presidencia de un club histórico. Entre junio de 1987 y mayo de 2003, Jesús Gil, de El Burgo de Osma, fue presidente del Atlético de Madrid, al que llevó a varios éxitos como el doblete del 96. Salvando siempre las distancias, entre otras cosas porque Iglesias todavía está lejísimos de ser mediático, hay varias similitudes claras entre ambas: los dos son sorianos, los dos han hecho amplias fortunas tras marcharse jóvenes de sus casas y los dos se han fijado en el fútbol, en un equipo de Primera división, para seguir aumentando su mercado.