HERALDO DE SORIASORIA
MICOLOGÍA
Las lonjas micológicas centran el interés en Espacio Valdeavellano

Las lonjas micológicas ha sido uno de los temas protagonistas de los cursos de micología desarrollados en Espacio Valdeavellano a lo largo de la semana que ahora finaliza. En los mismos han participado 22 alumnos, entre el de recolectores y el de especialización de cocina micológica, siendo organizados por la Asociación de Pinares-El Valle (Asopiva), a través de la técnico Laura Yagüe.

CHUSJA ANDRÉS. Valdeavellano | Las lonjas son estructuras que pretenden regularizar la comercialización de las setas en los puntos de recolección. En la actualidad existe un desorden total en la compra-venta del producto micológico. Los llamados "asaltamatas" acometen la compra en caminos y cruces, sin ningún tipo de control, y se llevan la materia prima fuera sin que quede aprovechamiento en la zona, tal y como se puso de manifiesto en la actividad. Establecer estas lonjas es ya una prioridad en las comarcas que han comenzado a expender licencias para poder recoger las setas.

La introducción a la micología, el proyecto Micología y Calidad, la toxicología y los distintos hábitats han formado parte del temario de este curso de recolectores. Para más adelante se decidió dejar una visita a las fábricas en las que se transforman y conservan las setas, la de Wild Fungi en Cabrejas del Pinar, y la de Arotz en Navaleno.

Por otra parte, el curso de especialización en cocina micológica corrió a cargo de Óscar García, del restaurante Alvargonzález de Vinuesa. Los participantes quedaron atónitos con las demostraciones culinarias de este joven maestro de los fogones.

Los boletus y las denominadas gulas de monte son ingredientes de un plato estrella del que explicó pormenorizadamente su preparación, y que ya fue presentado en la Feria de la Trufa de Abejar. Revueltos, pudding y otras exquisiteces completaron el plantel de posibilidades gastronómicas sobre las que el restaurador visontino insistió a lo largo de estos días.

Con estos cursos, y el desarrollado en San Leonardo de Yagüe, se completa la contribución al programa en la comarca de Pinares.

Laura Yagüe no descarta que, una vez abierto el museo micológico de Navaleno, se puedan desarrollar cursos sobre micología abordando los aspectos que más interesan a los aficionados.