HERALDO DE SORIASORIA
7 de agosto de 2005
NUMANCIA
La SD Navaleno vive un día de fiesta deportiva al recibir al CD Numancia y reinaugurar su campo

Navaleno vivió ayer una jornada grande en lo deportivo. No todos los días llega un equipo profesional como el Numancia a jugar a fútbol a la localidad y en pocas ocasiones se tiene la oportunidad de observar tan de cerca a los jugadores que aparecen de protagonistas todos los fines de semana en los televisores.



HERALDO. Soria | Navaleno vivió ayer una jornada grande en lo deportivo. No todos los días llega un equipo profesional como el Numancia a jugar a fútbol a la localidad y en pocas ocasiones se tiene la oportunidad de observar tan de cerca a los jugadores que aparecen de protagonistas todos los fines de semana en los televisores.

El Numancia jugó por primera vez con el equipo pinariego en su terreno y ganó. Pero eso es lo de menos. Lo importante para la SD Navaleno era poder cumplir con el compromiso de organizar el encuentro sobre un terreno de juego nuevo. Una labor que se ha llevado su parte económica, pero que en lo humano ha dejado un importante trabajo a la directiva, jugadores y simpatizantes del club pinariego.

El presidente de la SD Navaleno, Antonio Munera, reconoce que la visita del club capitalino ha dado un pequeño empujón económico y de afición a la SD Navaleno tras su paso y después de disputar el encuentro. Sin embargo, lo importante era aprovechar la oportunidad para observar un trabajo de remodelación del campo que pasará la reválida a lo largo del próximo invierno. En principio, el club pinariego iniciará la campaña de la Provincial en el remozado césped del terreno de juego de Navaleno. El invierno próximo dictará el devenir de la temporada. El frío, la lluvia, el hielo y la nieve, o por el contrario su ausencia permitirá seguir jugando o mandará al equipo a otro escenario.

Eso quedará para los próximos meses. Ayer, lo destacado era disfrutar de un equipo de Segunda división, de ver a los chicos de la localidad, aficionados futbolistas, oponer fuerte resistencia a los imitados profesionales. La cercanía con los jugadores permitió a los cazaautógrafos hacer acopio de firmas de todos ellos, en un día en el que el fútbol adquiere menor relevancia. Una jornada festiva para el deporte donde lo que menos importó fue ver ganar al CD Numancia