HERALDO DE SORIASORIA
6 de agosto de 2005
CULTURA
En un lugar de La Mancha... o de la provincia Soria

Homenajes, dedicatorias, actividades: para niños y mayores. La conmemoración del IV Centenario de la publicación de la primera parte de "El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha" se está celebrando por "todo lo alto" no sólo en España, también en Soria. Pero esta serie de "agasajos" a la inmortal novela de Miguel de Cervantes Saavedra no faltaron tampoco en 1905. En los albores del siglo XX las actividades de homenaje al escritor nacido, al parecer, en Alcalá de Henares, también amenizaron la vida social y cultura de la Soria de aquel tiempo.

Fotógrafo: Concha Ortega
La Alameda de Cervantes, parque que lleva el nombre del creador de "El Quijote".
SONIA ALMOGUERA/I.Ll.Y. Soria | El 6 de mayo de 1906, el alcalde de la capital soriana, Mariano Vicén, emitía un bando en el animaba a los sorianos a celebrar esta efeméride literaria. "Deseando el Ayuntamiento de esta capital coadyuvar en la medida que sus recursos se lo permitan al homenaje de admiración, de respeto y de cariño que España entera dedica a la memoria del inmortal Miguel de Cervantes".

Ese día se convocó una concentración popular desde el parque de La Dehesa, que a partir de entonces, tomaría el nombre de Alameda de Cervantes. Participaron gentes de todas las clases sociales, escolares, sociedades y las distintas autoridades provinciales. En literaria manifestación la comitiva se encaminó hacia la sede del Ayuntamiento donde finalmente se descubrió una placa conmemorativa en honor al también autor de "Las novelas ejemplares". Colgadura y faroles en los balcones festejaron asimismo durante varios días los días de tributo literario señalados por la Corporación Municipal.

Pero no fueron los únicos actos de homenaje. La prensa de la época dedicó un número especial al Caballero de la Triste Figura e incluso se ofrecieron misas religiosas dedicadas a Cervantes. También en la capital soriana se organizó una merienda en la Alameda. El casino La Amistad y otras entidades sociales y culturales del momento acordaron festejar el III Centenario de la Publicación de "El Quijote" con una colecta para los pobres.

Pero los actos de conmemoración de esta obra cumbre de la literatura del Siglo de Oro también llegaron a otros rincones de la provincia. Prácticamente en la mayor parte de las principales localidades de la provincia se programaron actividades, algunas, muy alejadas a las que jalonan los programas de actos un siglo después. El teatro protagonizó muchos de estas actividades. Así en Casarejos se celebró una velada teatral, según publicaba "El avisador numantino". En ella, participaron 17 niños dirigidos por el maestro de la escuela, Félix de Vera, que interpretaron varios entremeses cervantinos.

En Sotillo del Rincón también se festejó la efeméride cultural con una pieza teatral. En localidades como Santa Cruz de Yaguas, El Burgo de Osma, San Esteban de Gormaz, Paones o Navalcaballo los más pequeños fueron los protagonistas de los actos de homenaje con discursos, actos teatrales o pequeñas fiestas.

En Almarza el abogado Nicolás Rabal fue el encargado de pronunciar un discurso de alabanza a "El Quijote" en Almarza. "Forma parte de todas las bibliotecas del mundo. Se lee en todas las casas, se compra por las personas más indoctas y se puede asegurar que no hay una sola entidad de población en que no haya un ejemplar de este libro".

Hoy, tal como aquel año 1905, se sigue festejando la publicación de "El Quijote", un libro que a pesar de sus años, sigue en plena forma y divirtiendo a lectores de las nuevas generaciones.

El ingenioso Hidalgo halla sus tributos en Soria

El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha que creó Miguel de Cervantes cuenta con su "pequeño" homenaje permanente en la provincia. Desde la capital, que lo recuerda con el parque de la Alameda de Cervantes, y una placa conmemorativa ubicada en la fachada del Ayuntamiento, hasta Navaleno, cuyo teatro se hace llamar como el autor de esta novela satírica de caballeros andantes que ha dado la vuelta al mundo.

En Ágreda la calle Cervantes se encuentra en el centro de la localidad, junto a la calle Venerable y seguida de Primo de Ribera. Asimismo, Ólvega cuenta con su calle en honor a Miguel de Cervantes, situada cerca del parque de Las Escuelas. También Muro tiene su calle homenaje al escritor español.

También hay referencias al autor del ingenioso Hidalgo en Almazán, en donde el Ayuntamiento ha incluido entre sus calles a Dulcinea, a Sancho Panza y a Don Quijote de la Mancha. Son cuatro en total y están ubicadas en el barrio de la plaza de La Concordia. La más antigua de ellas fue la calle Don Quijote, a la que se sumaron, por acuerdo del pleno celebrado el 30 de abril de 2001, las calles Miguel de Cervantes, Sancho Panza y Dulcinea, éstas últimas entre la calle Henchidero y la citada plaza. Para el Consistorio la literatura "ha sido una referencia importante a la hora de nombrar calles de la localidad", aunque hasta ahora se han elegido preferentemente nombres de autores, como Antonio Machado, Tirso de Molina, Gustavo Adolfo Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Salazar y Torres o Camilo José Cela. Las tres relacionadas con la obra El Quijote son las únicas en la villa con nombres de personajes literarios.

Pero el mejor tributo que se le puede rendir este escritor de obras de teatro es que su nombre sirva de denominación para un escenario, como ocurre en Navaleno. Su teatro, ubicado en la calle posterior de la Casa Consistorial, sigue manteniendo la esencia del tipo de salas en los pueblos: la balconada que asoma del denominado gallinero, las imágenes de El Quijote en la parte superior del inmueble y el retrato de Cervantes vigilando por encima del escenario, el telón que tiene pintada una de las calles centrales del pueblo, y que fue restaurado hace unos años.

De hecho, el Ayuntamiento de Navaleno anunció hace más de un año su deseo de iniciar lo antes posible los trámites para conseguir la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del teatro.

El alcalde de la localidad, Domingo Heras justificó esta solicitud por "el propio espacio arquitectónico con el llamado "gallinero" en la parte de arriba, está decorado con motivos del Quijote, de Miguel de Cervantes", y añadió que sería necesario tener en cuenta la tradición e historia teatral en Navaleno, "ya que existen documentos del siglo XVIII en donde se refleja que en 1799 el Ayuntamiento sacó un bando para atraer a los vecinos a que hiciesen comedias con motivo de sus Fiestas del Jesús".

De aquellos actos conmemorativos de 1905 permanecen en Soria el nombre de una de las principales zonas verdes de la capital soriana: la Alameda de Cervantes. No obstante, la mayoría de los sorianos sigue prefiriendo nombrar al parque con su anterior denominación: La Dehesa.

Los sorianos que contemplen con detenimiento la fachada del Ayuntamiento de Soria también pueden ver aún la placa conmemorativa mandada colocar por el alcalde Mariano Vicén como tributo a Cervantes.